Compartir

Durante el proceso de refinamiento, los alimentos pierden su revestimiento externo, precisamente donde esta gran parte de sus nutrientes. Por esta razón que, cuando hablamos de alimentación saludable, la versión integral de lo que consumimos siempre es la más indicada, ya que mantiene las características y propiedades de los alimentos intacta.

El salvado es precisamente esta parte desperdiciada durante el refinamiento que contiene una enorme cantidad de vitaminas y fibras esenciales para el buen funcionamiento del organismo. En el caso de la avena, son desperdiciadas una fibra de alta calidad, las beta-glucanas, un tipo especial de fibra soluble (se convierte en gel al entrar en contacto con el agua), que es encontrada en abundancia en la parte externa del grano y que ofrece innumerables beneficios a tu salud, desde retrasar la absorción de la glucosa hasta reducir los niveles de colesterol.

El salvado de avena ofrece además carbohidratos, proteínas, grasas monoinsaturadas, calcio, hierro, magnesio, potasio, fosforo, zinc, vitaminas del complejo B, entre otros.

Si comparamos los nutrientes de la avena y del salvado de avena comprobaremos que ambos tienen cantidades equilibradas de nutrientes, sin embargo, el salvado ofrece más vitamina E y K, minerales como hierro, potasio, fosforo y grasas monoinsaturadas, muy beneficiosas para aumentar el nivel de colesterol bueno, el HDL.

Las fibras son, sin duda, la gran protagonista del salvado de avena. La recomendación diaria de salvado diariamente es de dos cucharas soperas, que ofrece 18% de las fibras que necesitamos diariamente. Acuérdate de que es necesario aumentar la ingestión de agua junto al consumo de salvado para que tenga su efecto positivo; debes ingerir al menos 2 litros de agua diariamente.

El salvado de avena puede ser consumido de diferentes formas a cada día; desde mezclada a tu yogur, batidos, zumos, frutas hasta como ingrediente en tus sopas, ensaladas, carnes y demás.

¿Cuáles son los beneficios del salvado de avena en mi dieta?

El salvado de avena ofrece sensación de saciedad prolongada, regula el intestino, mejora el sistema de defensa, ayuda a prevenir diabetes, reduce los niveles de colesterol, ofrece sensación de bienestar, entre otros.