Compartir

Si tienes problemas de insomnio, te cuesta conciliar el sueño cada noche y tu mejor alternativa parece ser atracar la nevera de madrugada, sepas que las cenas exageradas, con grandes cantidades de comida son lo menos recomendable para tu salud. Ten en cuenta que durante la noche, tu organismo se preparar para el reposo y será más difícil digerir los alimentos. El resultado es malestar, almacenamiento de grasas y dificultad para dormir.

Lo mejor es hacer cenas y meriendas ligeras que son asimiladas fácilmente por tu cuerpo. Añade además algunos alimentos capaces de ayudar tu cuerpo a relajarse, desconectar del estrés cotidiano y dormir mucho mejor. Conoce estos ingredientes que te ayudarán a tener, por fin, una noche placida de sueño:

Leche caliente con miel: La temperatura es idónea para ayudar tu cuerpo a relajar, además, la bebida es fuente de triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina, la hormona responsable por reducir los niveles de estrese en el cuerpo, lo que te preparará mejor para el sueño. La miel ayuda la absorción del aminoácido. Un vaso de leche desnatada con una cuchara de miel tiene 150 calorías.

Yogur con avena: una opción rica en proteínas, calcio, fibras y vitaminas del complejo B. Ayudan a mejorar el funcionamiento del intestino, ofrecen saciedad y también es una combinación rica en triptófano, lo que ofrecerá una agradable sensación de bienestar. Un bote de yogur light sin azúcar y 3 cucharas de avena tiene 220 calorías.

Frutos secos: esta es una buena opción para después de tu cena ligera y para antes de acostarte. Si no resistes a picotear algo antes de ir a la cama, come un puñado de frutos secos. Como son deshidratados, tienen alta concentración de azúcar y fibras, que es lo que el cuerpo necesita para relajar y estimular el sueño.

Plátano: una fuente riquísima de triptófano, ofrece también carbohidratos que ayudan la absorción del aminoácido y estimulan la producción de serotonina. También es rica en potasio, vitaminas del complejo B y pectina, que ayuda controlar la presión arterial, regular el intestino y reducir el colesterol.