Compartir

Ingredientes

Un litro de leche

300 gramos de harina

60 gramos de mantequilla

200 ml de agua

600 gramos de champiñones

Aceite de oliva virgen extra

Sal

Hacemos en primer lugar la masa del pan. No hace falta que le añadamos levadura. Simplemente mezclamos 250 gramos de harina con una pizca de sal, dos cucharadas soperas de aceite de oliva y el agua. Amasaremos hasta tener una mezcla homogénea que no se pegue a los dedos. Reservamos.

A continuación prepararemos la bechamel. En un cazo pon a calentar la mantequilla y por separado la leche. Cuando la mantequilla esté derritiéndose integra el resto de la harina y remueve bien. En cuanto la leche rompa a hervir échala sobre la harina y aparta del fuego.

Remueve hasta integrarlo todo. Luego cocina a fuego medio-bajo durante 15 minutos y revuelve de vez en cuando. Reservamos
Lavamos cortamos y salteamos los champiñones con un chorrito de aceite y una pizca de sal. Los sacamos antes de que se hagan del todo. Los añadiremos en el cazo con la bechamel. Mientras dejamos reposar y que se mezclen los sabores, con la ayuda de un rodillo estiramos bien la masa y la cortamos en cuadraditos.
En el centro de cada cuadrado de masa añadiremos un poco de bechamel con champiñones y cerraremos el saco uniendo las esquinas contrarias. Precalentamos el horno a 200 grados e introducimos nuestros saquitos unos 20 minutos…