Compartir

El olor tan característico del aceite de almendras siempre estuvo presente en nuestras vidas; el producto ha pasado de generación a generación sin perder su sitio cautivo en las estanterías de las tiendas de belleza. El aceite es altamente hidratante, previene la formación de estrías durante el embarazo y oscilaciones de peso durante la vida de la mujer, evita la perdida de agua y los problemas relacionados a la deshidratación de la piel. También es muy beneficioso para los cabellos.

¿Por qué el aceite de almendras es tan beneficioso para mi belleza?

Hidratación: así como otros aceites vegetales, el de almendras es capaz de proteger la piel contra la pérdida de agua; conseguirás un piel más suave e hidratada, que sufre menos con las agresiones externas.

Estrías: el aceite de almendras mejora la elasticidad de la piel, lo que ayuda a prevenir las estrías. Es importante saber que el aceite de almendras es genial para prevenirlas, pero no puede hacer desaparecer las estrías después que estas aparecen en tu piel.

Antiinflamatorio: el aceite de almendras desinflama las irritaciones cutáneas debido a la presencia de zinc, mineral que reduce los procesos inflamatorios agudos. También ofrece antioxidantes y vitamina E, útiles para los procesos de inflamación.

Cabellos: los efectos del aceite de almendras ofrece para la piel también son beneficios para tu pelo: recupera los cabellos dañados y reduce el volumen. Lo ideal es buscar champús y mascarillas con aceite de almendras en su fórmula, ya que la aplicación directa del aceite puede dejar los cabellos con aspecto pesado y de suciedad.

¿Cómo aplicar correctamente el aceite de almendras?

El mejor momento para aplicar el aceite es después de la ducha. Los poros están más abiertos y el producto penetra mejor en la piel. Prefiera hacer este ritual durante la noche, cuando el cuerpo esta menos expuesto a partículas de suciedad y contaminantes, que pueden acumularse en la piel.

Para resecamiento intenso o prevención de estrías, aplique el aceite de almendras puto y haga un masaje delicado durante 2 minutos hasta que se esparza uniformemente.

Puedes aplicar el aceite de almendras diariamente en tu piel y cabellos, sobre todo en las zonas más resecas, como codos, por ejemplo. Evite usarlo en el rostro, sobre todo si tienes la piel mixta o grasa, ya que puede inducir a la formación de acné.