Compartir

MURCIA, 23 (EUROPA PRESS)

Alrededor de unos 15 sacerdotes han expresado su apoyo al manifiesto 'En el nombre de Dios, ¡basta ya de desahuciar y empobrecer a las familias! la persona es lo primero', al que se han sumado también religiosos y laicos cristianos de la Diócesis de Cartagena, aunque han reclamado que la Diócesis y su obispo, José Manuel Lorca Planes, apoyen dicho documento.

En opinión del sacerdote Joaquín Sánchez, la Diócesis “mantiene su posicionamiento de retaguardia y entendemos que se debe estar en primera línea defendiendo a los empobrecidos”. Según ha comentado, la Diócesis está al corriente de dicho acto, aunque “mantiene su silencio y cada uno que lo interprete”.

“En el nombre de Dios pedimos que basta ya de desahuciar familias”, ha lamentado Sánchez, quien asegura que “nos duele que los obispos no hagan un pronunciamiento claro de la codicia y avaricia de los banqueros; un silencio que es cómplice y eso es muy duro”.

Al hilo, ha tenido palabras para el Papa Francisco, que es un aire fresco que ha llegado y que dice que “el capitalismo es malo por sí mismo, porque se basa en la codicia y quiere un reparto justo de la riqueza”, ha enfatizo Sánchez, quien ha encabezado este acto-homenaje en la Plaza Belluga de Murcia, arropado por los 'yayoflautas'.

Distintas voces presentes en este acto han leído el documento, una continuidad del que ya se presentó hace más de un año, en el que se pide que cesen los desahucios y se denuncia el sistema capitalista “que hace sufrir a miles de familias”.

Y es que, ha advertido, “la situación está peor”, por lo que ha pedido “un mundo más justo y en el nombre de Dios, pedimos a los banqueros que no empobrezcan más a las personas, que son lo primero”.

Tras poner como ejemplos casos de familias de la Región que no tienen ni para comer y que lo están pasando mal, ha alertado que “las ayudas y las prestaciones se están agotando y no hay trabajo, sino más pobres y más intensos”. “Los brotes verdes no existen”, ha sentenciado.

Este nutrido grupo de personas se ha concentrado en la Plaza Belluga y ha desplegado una pancarta que rezaba el mismo lema que el documento; al mismo tiempo que ha sido un homenaje para el organizador de dicha actuación, el sacerdote fallecido Pepe Tornel, para lo que se ha dejado una rosa al frente de la pancarta.

Al término del acto, este grupo de sacerdotes y laicos se han dirigido a los directores de las distintas oficinas bancarias de Trapería de Murcia para hacer entrega de este manifiesto y que lo remitan a sus presidentes de distintos bancos para que “reflexionen y capaciten”.

Un manifiesto del que se desprende el reclamo de este grupo de personas a que “se abandonen estas prácticas y sean un servicio a la sociedad, facilitando el pago de la vivienda, paralizando los procesos judiciales de desahucios, fomentando la dación en pago y la condonación y el alquiler social, y estableciendo comisiones razonables e incluso eliminando algunas”.