Compartir

Las frutas desarrollan un papel muy importante en nuestra alimentación; son fuente natural de nutrientes, vitaminas y minerales que fortalecen nuestro cuerpo. Son también fuentes de fibras que auxilian el buen funcionamiento intestinal. La recomendación es consumir al menos 3 raciones diarias de este tipo de alimentos. Para saber exactamente el tipo de fruta que más se adecua a tu dieta y necesidad, te cuento a seguir las características de 5 frutas muy comunes en nuestro día a día:

Melón: es una fruta refrescante, muy indicada para los meses de calor. Su pulpa ofrece gran cantidad de agua, aproximadamente 90%. Ofrece también buenas dosis de calcio, fosforo, hierro que contribuyen para la formación de huesos. Cuenta con varias vitaminas: A (proteja la visión) o C (que actúa contra infecciones).

Sandia: ofrece carbohidratos, betacaroteno y vitaminas del complejo B y C, además de calcio, fosforo, hierro y mucho agua. También ofrece licopeno responsable por proteger el organismo contra el cáncer y oxidación celular. 100 gramos de sandia tiene 31 calorías.

Pera: el valor nutricional de la pera depende básicamente de su maturación. Cuando muy madura pierde aproximadamente ¾ de sus nutrientes, por otro lado, muy verde puede dañar el estomago. Son fuentes de vitamina A, B, C. sodio, potasio, fosforo, calcio. 100 gramos de pera tiene 60 calorías.

Manzana: una fruta rica en vitaminas B1, B2, niacina, hierro, fosforo. Tiene propiedades astringentes, excelente para las cuerdas vocales y para la garganta. En su cascara encontramos gran parte de sus vitaminas y sales minerales, además de la pectina que ayuda a reducir el colesterol de la sangre. 100 gramos de manzana aportan 58 calorías.

Naranja: rica en vitamina C que auxilia en la resistencia a infecciones, cicatrización de heridas y quemaduras. El calcio fortalece la estructura ósea y el fosforo contribuye para la absorción de glucosa, mientras las fibras ayudan el funcionamiento intestinal. 100 gramos de naranja ofrece 47 calorías.