jueves, 24 septiembre 2020 11:07

Vas a quedar como un 'lord': Cómo hacer el Gin Tonic perfecto

Cardamomo Uno de los más caros del mundo y uno de las más utilizadas con el Gin Tonic. Lo más importante para hacer un buen uso de éste es extraer los granos de sus vainas para potenciar todo su sabor. También se puede realizar un sirope con sus semillas, para dar una apariencia más distinguida a la copa. El cardamomo aportará a nuestros tragos una combinación entre dulce y picante y un aroma fresco, perfecto para las ginebras más secas y las tónicas más cítricas.

Canela. Una rama puede ser el complemento ideal de nuestra copa. Con un sabor dulce y un aroma que inundarán nuestros sentidos, esta especia se convierte en la compañera que mejor hace destacar los pequeños matices del Gin Tonic.  El extracto de vainilla y la naranja son dos de los sabores que mejor van con este botánico.

Enebro. Las bayas son otra de las especias estrella. Unas pequeñas bolitas negras que maridan a la perfección con las gin más secas y las tónicas más amargas. Dos o tres bayas aplastadas en un Gin Tonic, refuerzan el sabor amargo del mismo y lo convierten en un combinado con gran esencia y personalidad.

Pétalos de rosa. Siempre deshidratados, los pétalos de rosa otorgan al rey de las noches un aire más colorido. Un suave aroma floral que hace que esta bebida sea todavía si cabe, más refinada. Los pétalos de rosa son además, el botánico ideal para combinar con unas finas rodajas de pepino, lima o limón.

Regaliz. Uno de los complementos que más endulzará este cóctel y que se debe emplear en pequeñas cantidades, para no enmascarar el carácter de la bebida clásica. Si lo que se quiere es potenciar el sabor se recomienda añadir el regaliz justo después de echar la ginebra en la copa; si por el contrario se desea favorecer el aroma, será mejor incluir una rama al terminar la preparación.