Compartir

Jaleo abrió por primera vez sus puertas en Washington en el año 1993. En un primer momento se esperaba que fuera uno de los muchos que ya ofrecían platos típicos de la cocina española, pero lo cierto es que no ha sido así y tras dos décadas dando guerra, se ha convertido en todo un referente de la ciudad. A día de hoy es punto de encuentro de importantes políticos, artistas, empresarios así como turistas amantes de nuestra gastronomía.

Pepe. Este negocio es un food truck, lo que en castellano se podría traducir como un camión de comida. Gourmet, en este caso. José Andrés vuelve a transmitir su pasión por la cocina española preparando Spanish flauta sandwiches de pollo frito, butifarra, jamón serrano y queso manchego. O platos tradicionales como el gazpacho o la sangría. Como buen negocio ambulante, viaja por diferentes puntos de la ciudad de Washington.

The Bazaar es un innovador negocio se encuentra dentro del complejo hotelero SLS, en Bervelly Hills. José Andrés idea en esta ocasión un menú que, basándose en la cocina española más sofisticada, ofrece recetas novedosas y sorprendentes. El espacio, elegante y muy lujoso, es obra del artista Philippe Starck.

Minibar es la puerta abierta a la experimentación. Creando un menú que combina arte, ciencia, tradición y técnica. En este caso José Andrés ofrece al visitante un menú degustación de más de 20 platos que no varía. Otra de sus peculiaridades es que su capacidad es de 12 comensales, que podrán contemplar a escasos metros de distancia cómo se prepara el menú. Está situado en Washington.

Oyamel es un restaurante de la capital estadounidense que ofrece desde 2004 platos tradicionales de la cocina mexicana con un toque vanguardista. Algunas de las opciones que se encontrarán en la carta son los tacos, guacamole, antojitos o ceviches. Para la creación de este menú José Andrés -y su equipo- recorrieron durante un mes el país mexicano en la búsqueda de las mejores recetas.

Zaytinya. El chef asturiano se sirve de la experiencia obtenida gracias sus conocimientos en cocina mediterránea para elaborar un menú basado en la gastronomía libanesa, turca y griega.  El nombre del establecimiento significa en turco “aceite de oliva”, un producto muy típico de estos lugares. Se encuentra en Washington y lleva abierto desde 2002.

America Eats Tavern. También situado en Washington, se preparan platos típicos de la cocina norteamericana, empleando ingredientes que los nativos utilizaban en épocas pasadas. También se rescatan recetas olvidadas, como por ejemplo las ostras Rockefeller o el guiso burgoo. Fue construido con una idea clara: mostrar la fascinante historia de la nación a través de la gastronomía.

China Poblano está en Las Vegas. Ofrece platos de dos cocinas muy distintas: la china y la mexicana. En un mismo espacio, el comensal podrá elegir entre opciones tan variadas como noodles chinos, dim sum,  tacos o ceviche. Para esta peculiar fusión José Andrés se inspira en las expediciones españolas que se realizaban en el siglo XVI por el Pacífico.

Mi Casa. Se encuentra en el lujoso Ritz-Carlton Reserve de Puerto Rico. Entre algunas de las opciones que se encuentran en la carta destacan los mariscos o los postres de frutas típicas de la zona.