Compartir

La ansiedad perjudica la organización de nuestras emociones y acaba perjudicando también nuestra salud. Las personas ansiosas acaban desarrollando una sensación de malestar continua, que impide vivir la vida sin miedo al desconocido, de lo que vendrá. 

Algunos trastornos alimenticios también con derivados de la ansiedad. Actualmente, existen tratamientos y medicamentos capaces de controlar estas crisis, pero si prefieres los métodos más naturales, te alegrarás en saber que la nutrición puede ser tu grande aliada para controlar esta gran enemiga de tu salud. Algunos alimentos ofrecen aminoácidos y vitaminas importantes que actúan directamente en nuestro organismo, aumentando los niveles de serotonina, neurotransmisor responsable por la sensación de relajación y bienestar.

Los frutos cítricos, más precisamente la vitamina C encontrada en ellos, ayuda a reducir la secreción de cortisol, hormona responsable por “transmitir la noticia” de situación de estrés para todo tu organismo. El consumo de vitamina C y minerales mejora el funcionamiento del sistema nervioso y aumenta el bienestar.

Leche, huevos y quesos son una excelente fuente del aminoácido llamado triptófano, que alivia los síntomas de ansiedad. Una vez en tu cerebro, el triptófano aumenta la producción de serotonina, la hormona de la felicidad. Consuma al menos 2-3 raciones diarias de estos alimentos.

El plátano es una fruta estrella cuando hablamos de bienestar; según un estudio realizado por investigadores de Filipinas, la fruta ayuda en la producción de serotonina y es capaz de reducir los sintomas de ansiedad y los cuadros de depresión.

Las espinacas ofrecen folato, también conocido como acido fólico, una potente vitamina antidepresiva natural. Cuando una persona sufre de ansiedad, los niveles cerebrales de serotonina son inferiores y las espinacas regulan los niveles de este nutriente en el organismo. Las espinacas también trabajan para eliminar el acumulo de sustancias oxidantes en el cerebro.

Chocolate: si necesitabas una buena excusa para comer chocolate, ya la tienes; el alimento es rico en antioxidantes que favorecen la producción de serotonina, responsable por mejorar el humor y reducir la sensación de saciedad. Es recomendado el consumo de 30 gramos de chocolate diariamente, prefiera la versión amarga, ya que es menos calórica y más rico en flavonoides.