Compartir

Las recetas caseras para el cuidado de los cabellos, en especial de las puntas abiertas, son eficaces porque son hechas con ingredientes naturales que ofrecen los mismos principios activos que la mayoría de los cosméticos industrializados. Estos principios sellan las cutículas de los cabellos impidiendo que pierdan agua y se mantengan siempre nutridos, sanos, brillantes y llenos de vida.

Además, dar una pausa en el uso de productos químicos y aprender a tratar los cabellos con ingredientes encontrados en la naturaleza es la forma más duradera de cuidar la salud de tu pelo, a corto y largo plazo.

Para acabar con las puntas abiertas que dan a tu pelo una apariencia de descuido, nada mejor que elegir entre estas 5 maravillosas recetas, muy fáciles y económicas de hacer:

Champú de huevo: por más raro que te pueda parecer, el huevo es uno de los grandes aliados de la belleza y salud capilar. Para hacer esta receta, basta mezclar 30 gramos de romero fresco, 1 litro de agua caliente y 1 huevo. Hierve el agua, coloca el romero y deja reposar. Cuando la mezcla esté fría, añade 1 huevo ya batido y aplica en el cabello como si fuera tu champú regular.

Crema de tratamiento con papaya: Retire la cascara y semillas de la mitad de una papaya, amase bien y añade media taza de yogur natural. Aplica la crema en tus cabellos y deja actuar por media hora.

Crema de tratamiento con aguacate: mezcla un aguacate entero, sin cascara ni hueso, a 1 cuchara de aceite. Aplica esta mezcla en la punta de tus cabellos y deja actuar por 15 minutos.

Tónico de aceite: caliente un poco de aceite y reserva en un recipiente. Sumerja las puntas de tus cabellos, cubra el pelo con una gorra de baño y deja actuar por 30 minutos.

Tónico de cerveza: algunos famosos confiesan que hidratan sus cabellos a base de cerveza. Puede que el olor de cerveza persista después de un tiempo, pero tus cabellos tendrán un brillo y suavidad intensos. ¿Te atreves? Para hacer esta receta basta sumergir tu pelo, de la mitad hasta las puntas, en un recipiente con cerveza y después enjaguar.