Compartir

La celiaquía, la intolerancia al gluten, afecta en torno al 1% de los españoles, según la Federación de Asociaciones de Celiacos de España, aunque sólo el 25% de los casos está diagnosticado.

La marca de productos sin gluten Genius Gluten Free hace algunas recomendaciones para conseguir hacer más llevadera esta enfermedad

Comunicación fluida entre padres e hijos. Ocultar al niño su enfermedad o evitar tratar el tema dando por hecho que no lo va a comprender no le ayuda ni a entender su condición ni a aprender a convivir con ella. La información debe producirse lo antes posible y es responsabilidad de los padres darla de forma clara y adaptarla a la edad del niño, respondiendo siempre a sus dudas e inquietudes.

– Educación desde pequeño. No es necesario esconder o dejar de adquirir alimentos con gluten, sino al contrario, es importante mantenerlos en casa para enseñar a distinguir al niño entre lo que puede comer y lo que no. Es tan sencillo como preparar una lista de alimentos que sí puede comer, como todo tipo de fruta (sin gluten) por ejemplo, y una lista con los que no, como productos de bollería convencionales (con gluten).

– Diferenciación. En esta labor educadora, es importante separar los alimentos con gluten de los que no llevan en armarios diferentes y, en caso de optar por dos menús distintos, preparar primero el que no contenga gluten para evitar que queden trazas en los utensilios. Asimismo, cuando el niño es lo suficientemente mayor, capaz de adoptar más responsabilidad, se recomienda enseñarle a interpretar las etiquetas de los alimentos.

– Seguir una dieta equilibrada. Una alimentación libre de gluten es igual de completa y saludable desde el punto de vista nutricional, siempre que se adecúe a las necesidades del niño y se planifique a conciencia. Para garantizar una dieta equilibrada y variada es importante incluir carbohidratos, proteínas, fibra, grasas, vitaminas y minerales, y utilizar siempre productos frescos.

– Comer en familia. La fundadora de Genius Gluten Free, Lucinda Bruce-Gardyne, recomienda que todos los miembros de la familia coman en casa el mismo menú siempre que sea posible, para evitar así que el pequeño se sienta diferente o excluido. A día de hoy existen muchas alternativas sin gluten a los hidratos de carbono ricos en trigo. Por ejemplo, la pasta sin gluten, la patata, el arroz blanco e integral, o la quinoa son saludables opciones.

– Cocinar con los peques. Involucrar al niño en la cocina cuando sea posible es una manera diferente y divertida para que aprenda de primera mano todo lo que puede comer y lo que no.

– Prepararse antes de salir de casa. Es esencial informar a toda la familia, amigos y profesores acerca de la enfermedad celíaca para hacerles entender qué es y qué puede ocurrir cuando no se sigue correctamente una dieta sin gluten. Es buena idea dar algunos consejos sobre qué tipo de alternativas sin gluten existen y ofrecer algunas sugerencias de recetas adaptadas a los gustos de tus hijos.