Compartir

Quizás las verduras no ofrezcan la misma cantidad de azúcar natural que las frutas, pero aportan un sabor agradable, vitaminas, antioxidantes y fibras importantes para tu cuerpo. Estas recetas también son una forma muy interesante de suavizar sabores que normalmente no agradan tu paladar, como el jengibre o limón, por ejemplo, sin perder los beneficios que ofrecen estos alimentos.

BIZCOCHO DE REMOLACHA

La primera receta de postre sugerida cuenta como ingrediente principal, la remolacha. Este bizcocho hecho con la raíz – naturalmente dulce – ayuda a mejorar la resistencia a los ejercicios físicos.

Necesitarás: 1/3 taza de aceite vegetal, 1/3 taza de azúcar, 2 huevos grandes, 1 cucharadita de raspado de cáscara de limón, 1/2 cucharadita de extracto de vainilla, 1 taza de remolacha pelada y finamente rallada, 1 taza de harina, 1 cucharadita de bicarbonato de sodio, ½ cuchara de pimenta dioica, una pizca de sal, 1 taza de frambuesas frescas o congeladas ligeramente aplastadas, yogur griego.

Precaliente el horno. Cubra ligeramente seis moldes de para horno con aceite en aerosol. En un tazón grande, bata el aceite, el azúcar, los huevos, la ralladura de limón y la vainilla hasta que estén bien mezclados. Luego añade la remolacha.

En otro recipiente, cierna la harina, el bicarbonato de sodio, sal, pimenta dioica, la mezcla de remolacha y las frambuesas. Divida la mezcla entre los moldes.

Coloque los moldes en una bandeja de horno con agua suficiente para cubrir los moldes hasta la mitad. Hornea de 15 a 25 minutos, deja enfriar por 10 minutos, retira de los moldes y sirva caliente con yogur griego y frambuesas frescas.

HELADO DE AGUACATE CON LIMA

Otra sugerencia de receta saludable: helado de aguacate con lima. Las grasas beneficiosas que ofrece el aguacate te mantienen satisfecho por más tiempo, evitando que comas demasiado. Además, este tipo de grasa favorece el adelgazamiento y mantiene los niveles de colesterol.

Para hacerla, necesitarás: 2 aguacates maduros, pelados y picados, jugo de 3 limones, cascara de 2 limones, 3/4 taza de leche desnatada, 3/4 taza de leche condensada light.

En una licuadora o procesador de alimentos, combine todos los ingredientes y mezcla hasta obtener una consistencia suave. Transfiera la mezcla a una copa poco profunda o bol de acero inoxidable, cubierto. Congela hasta que esté firme, por unas 4 horas aproximadamente.

Referido: www.womenshealthmag.com