Compartir

Al cierre del semestre, las seis grandes del sector (OHL, Acciona, ACS, Ferrovial, Sacyr y FCC) acumulaban una deuda financiera neta de 40.590 millones, frente a los 40.752 millones del primer trimestre (0,3 % menos), y los casi 45.000 millones que tenían al término de 2012 (9,4 % menos), según las cuentas remitidas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La deuda neta de Sacyr asciende a 8.357 millones, frente a los 8.619 millones de marzo; la de FCC ha pasado de 7.245 a 6.654,5 millones y la de ACS se ha reducido de 5.989 a 5.965 millones.

OHL registraba un endeudamiento neto de 5.465 millones (5.576 millones en marzo), Ferrovial de 6.459 millones, respecto a 5.755 millones al cierre del primer trimestre; mientras que Acciona ha pasado de 7.549 a 7.689 millones al término de junio.

El beneficio neto conjunto de las constructoras en los seis primeros meses del año ascendió a 239,8 millones, cifra que contrasta con las pérdidas de 1.455 millones que se anotaron el año pasado, un periodo lastrado por los ajustes en el valor de las participaciones de ACS en Iberdrola y Sacyr en Repsol.

Una vez actualizado el valor de sus acciones en Iberdrola, ACS ha obtenido en los seis primeros meses del año un beneficio de 357 millones, frente a unas pérdidas de 1.233 millones, mientras que Sacyr ha pasado de perder 735 millones a ganar 60,8 millones.

En este ejercicio ha sido FCC la que ha sufrido el ajuste del valor de sus activos de energía y la salida de sus cuentas de su participada austríaca Alpine, operaciones que han llevado a la compañía a perder 607 millones cuando en el primer semestre de 2012 ganó 53,4 millones.

OHL y Acciona han visto mermado su beneficio comparado con el que obtuvieron en 2012 debido a que este año no han tenido ingresos extraordinarios.

La empresa de Villar Mir ha ganado 94 millones, un 23 % menos que el año pasado, cuando se apuntó unas plusvalías obtenidas por la venta de Inima, y el beneficio de Acciona ha sido de 114 millones, un 63 % inferior, ya que en el primer semestre de 2012 vendió dos concesiones en Chile y su negocio de aparcamientos.

Por lo que respecta a la cifra de ventas, en conjunto ha ascendido a 32.632 millones, un 1,5 menos que hace un año, un descenso en el que ha pesado la venta de activos realizada en los últimos meses por ACS, las circunstancias de Alpine en FCC y la caída en general del negocio de la construcción.

Las cuentas de los seis grandes grupos de infraestructuras y construcción españolas han vuelto a poner de manifiesto su alto grado de internacionalización.

La actividad internacional de OHL ha representado 74,2 % de la cifra de ventas registrada por la compañía entre enero y junio, porcentaje que asciende el 84,6 % en el caso de ACS.

En Ferrovial, el 67 % de la facturación proviene de negocios en el exterior, en Sacyr el 52 %, en FCC el 41,9 %, mientras que en el caso de Acciona, el 50 % de su cartera de infraestructuras, el negocio más importante del grupo, correspondía a contratos internacionales.