Compartir

La primera tienda en EE.UU. de la marca Cortefiel abrió el pasado 31 de agosto en un centro comercial de Albany (la capital del estado de Nueva York), la segunda lo hará el próximo jueves en Palisades (en las afueras de la Gran Manzana) y el proceso continuará progresivamente por la región del noreste de EE.UU.

Este desembarco se realiza dentro de un acuerdo de cooperación con Retail Group of America (RGA), una compañía con amplia experiencia en este país, según detalló en declaraciones a la prensa Juan Carlos Escribano, consejero delegado del grupo.

Cortefiel llega a Estados Unidos con algo de retraso respecto a otras marcas españolas de moda, como Custo, Desigual o Mango, y Escribano explicó que el grupo ha estado muy centrado en la consolidación de su expansión internacional en otros mercados, como Rusia (donde este año concluyó la compra de la operación conjunta que allí tenía) o México.

“Estados Unidos es un mercado muy complejo y queríamos tener un buen socio”, afirmó Escribano, quien dijo que el grupo que dirige apostará por “el valor de marca” y la calidad por encima de ofrecer los precios más bajos. “Las marcas perviven”, resaltó.

Añadió que, una vez que el primer grupo de tiendas físicas alcance su velocidad de crucero, comenzarán las operaciones por internet, que en Estados Unidos representan alrededor de un 8,5 % de las ventas de empresas comparables, frente al cerca de 2 % de los países de la Europa continental.

En este sentido, Escribano apuesta por la comercialización “multicanal” en la que las tiendas físicas y por internet combinen su acción y ofrezcan a los clientes una experiencia común de alta calidad.

En la presentación de hoy se mostró la última colección de la firma Pedro del Hierro Madrid, la línea más lujosa del grupo, obra de la diseñadora Carmen March, que de momento no se distribuirá en Estados Unidos aunque sí se puede comprar bajo pedido.

El grupo incluye las marcas Cortefiel, Springfield, Pedro del Hierro y Women's Secret, y todas ellas se implantarán en Estados Unidos progresivamente, hasta alcanzar 80 establecimientos en un período de cinco años.

Debido al gran tamaño y las peculiaridades regionales del mercado estadounidense, Cortefiel se centrará más en el noreste del país, mientras que Springfield y Women's Secret lo harán de forma predominante en la costa Oeste y Florida, mientras que Pedro del Hierro se implantará más en la costa Este y Florida.

Cortefiel tiene 1.900 tiendas en 70 países, y las operaciones exteriores suponen un tercio de los 1.000 millones de euros (unos 1.317 millones de dólares) que factura anualmente el grupo, aunque constituyen el 46 % de sus beneficios antes de intereses e impuestos (Ebitda).

El objetivo es que en dos años el sector exterior siga creciendo hasta que suponga la mitad de la facturación del grupo.

El grupo Cortefiel ya se introdujo en Estados Unidos a finales de los años 60 cuando llegó a acuerdos de distribución de sus productos con algunos de los principales grandes almacenes del país, como Macy's, Bloomingdales y Saks,

De aquella época queda la gabardina del mítico detective televisivo Colombo, después de que su actor protagonista, Peter Falk, comprara la prenda en un gran almacén y su uso fue apoyado por los responsables de estilo de la productora.