Quantcast

Serena y Li pasaron a cuartos de final; eliminadas Radwanska y Kerber

En una jornada dominical, marcada por el fuerte calor y la alta humedad, Williams hizo buenos los pronósticos y convirtió el duelo ante su compatriota Sloane Stephens en una exhibición de poder físico y dominio.

La número uno del mundo y actual campeona defensora, sólo tuvo oposición de Stephens, decimoquinta cabeza de serie, en el primer set para luego ganar el partido con claridad por 6-4 y 6-1.

La hermana menor de las Williams, que busca el quinto título del Abierto, no tuvo problemas en ningún momento al pegar 22 golpes ganadores y cometer sólo 13 errores no forzados, comparados a los 15 y 29, respectivamente, de Stephens, que no tuvo ningún recurso con su juego que le permitiese aspirar al triunfo.

Stephens apenas ganó el 32 por ciento de los puntos que jugó con su segundo servicio, muy poco a este nivel, y solamente rompió el servicio de su rival en una ocasión, contra cuatro que logró Williams, de 31 años, que ganó por segunda vez a su compatriota en los tres duelos que han tenido como profesionales, todos este año.

“Creo que fue un partido de calidad”, declaró Williams, que tiene marca de 64-4 con ocho títulos individuales en lo que va del año. “Ambas salimos a jugar y dar un buen espectáculo”.

La menor de las Williams, defensora del título y campeona cuatro veces en Flushing Meadows, llega a cuartos de final dejando apenas trece juegos en el camino y ningún set, después de haberse enfrentado a la italiana Francesca Shiavone, las kazakas Galiana Voskoboeva y Yaroslava Shvedova, respectivamente, y a Stephens.

Mientras que Stephens, que clasificó por tercer año seguido la tercera ronda del Abierto, admitió que hizo algunas concesiones a Williams que no se pueden permitir si quieres luchar por el triunfo.

“Si dejas que imponga su ritmo, simplemente te domina y eso fue lo que sucedió hoy en el partido”, admitió Stephens.

La rival de Williams en cuartos de final ahora será la española Carla Suárez Navarro, decimoctava favorita, que ganó a la alemana Angelique Kerber, octava cabeza de serie, por 4-6, 6-3 y 7-6 (3), gracias a su gran golpe de revés a una sola mano.

Suárez Navarro, de 24 años, consiguió por primera vez llegar a los cuartos de final del Abierto y es la primera española que lo consigue desde que lo logró Arantxa Sánchez Vicario, en 1998.

Menos disputado y más fácil lo tuvo Li, quinta cabeza de serie, que se impuso por 6-3 y 6-0 a la exnúmero uno del mundo, la serbia Jelena Jankovic, novena favorita, que sólo pudo colocar siete golpes ganadores por 20 de la tenista asiática.

La rival de Li será la rusa Ekaterina Makarova, vigésimo cuarta cabeza de serie, que dio la gran sorpresa de la jornada al vencer por 6-4 y 6-4 a la polaca Radwanska, tercera favorita.

Makarova se ha convertido, al igual que Suárez Navarro, en otra de las grandes revelaciones del torneo y alcanzó los cuartos de final de un Grand Slam por tercera vez después que lo hiciese anteriormente en el Abierto de Australia 2012 y 2013.

La tenista rusa había conseguido también eliminar a la alemana Sabine Lisicki, decimosexta cabeza de serie y finalista de Wimbledon, a la que ganó en la tercera ronda por 6-4 y 7-5.

Radwanska, sigue con su maleficio en Nueva York, donde todavía no ha podido alcanzar por primera vez los cuartos de final después que perdió en octavos del 2007, 2008 y 2012.

La tenista polaca había destacado este año en los tres torneos de Grand Slam anteriores tras clasificar a los cuartos de final en el Abierto de Australia, Roland Garros y alcanzó las semifinales en el de Wimbledon.

Comentarios de Facebook