Compartir

“La muñeca no está como yo querría, pero no es excusa”, aseguró el tandilense en conferencia de prensa tras caer derrotado por 6-4, 5-7, 3-6, 7-6 y 6-1 en otro largo enfrentamiento de 4 horas y 3 minutos contra Hewitt, a quien calificó como un “luchador” que supo jugarle donde más le costaba.

Del Potro afirmó que durante ese duelo de excampeones del Abierto de EEUU tuvo “muchos puntos para ganar con el revés” que no pudo concretar debido a sus problemas de muñeca, por lo que se vio obligado a hacer “mucho más desgaste para jugar con la derecha” en esos momentos.

El argentino, que tuvo que estar alejado de la competición durante meses en 2010 debido a una lesión de muñeca que sigue arrastrando, afirmó que lo pasó “muy mal” cuando tuvo que estar alejado tanto tiempo de la cancha, cosa que no quiere que vuelva a suceder “por nada del mundo”.

“Hay veces que digo que prefiero jugar como hoy y no tener que parar mucho tiempo otra vez, hay que estar preparado mentalmente, es mucho el esfuerzo que hago. Cuando uno tiene un punto ganado y no puedes ganarlo por no sentirte bien te frustra el doble, pero estoy aprendiendo a luchar con ello”, añadió.

Del Potro, quien reconoce que su “talón de aquiles” son las muñecas, al igual que las rodillas para el español Rafael Nadal, dijo que esas molestias “juegan un factor importante en la cabeza”. “Uno también es humano más allá del tenis, por ahí nos concentramos mucho en la pelotita y nos olvidamos de un montón de cosas”.

Con la derrota de “delPo” en la segunda ronda, el tenis argentino se queda sin ningún representante en el último Grand Slam del año, pero el tandilense recordó que hay muchas jóvenes promesas que estuvieron en la fase de clasificación, “y eso es importante para nuestro tenis”.