Compartir

La edición 61 del Festival de San Sebastián ya tiene premio Donostia. La organización ha anunciado hoy que Hugh Jackman recibirá el 27 de septiembre, en el penúltimo día del certamen, el premio que reconoce su trabajo durante todos estos años tanto en el cine, el teatro y como hombre espectáculo. Hace cuatro años presentó la gala de los Oscar. Jackman (Sídney, Australia, 1968), que comparte premio con Carmen Maura, sucede en el galardón a Oliver Stone, Ewa McGregor, Tommy Lee Jones, John Travolta y Dustin Hoffman, que recibieron este premio el año pasado dentro de los actos del 60 aniversario.

La carrera de Jackman comenzó en su país, en películas independientes como ?Paperback Hero? y ?Erskineville Kings?. Su interpretación en esta última le valió el premio al mejor actor del Círculo de Críticos Cinematográficos de Australia y una nominación al mejor actor del Instituto de Cine de Australia. En 1999, fue nombrado Estrella Australiana del Año en la Australian Movie Convention y un año más tarde, se dio a conocer al mundo gracias a la primera película de ?X-Men? y su papel de ?Lobezno?, superhéroe que ha repetido en cuatro ocasiones más: dos dentro de la saga de los mutantes (?X-Men 2? y ?X-Men. La decisión final?) y otras dos volando solo (?Lobezno? y ?Lobezno inmortal?). Esta última película se ha estrenado este verano y lleva recaudados 226 millones de euros en todo el mundo. El año próximo, habrá el mundo. En 2014, Jackman y el resto de los actores de 'X-Men' repetirán en una nueva entrega.

El pasado otoño, Jackman participó en ?Los Miserables?, lo que valió una candidatoura a mejor actor. Además, ha trabajado en películas como ?Acero puiro?, ?Australia?, ?Scoop?, ?La fuente de la vida? o ?El truco final?. En San Sebastián presentará su último trabajo, ?Prisoners?, dirigida por Denis Villeneuve (?Incendies?). El actor australiano da vida a Keller Dover, un padre que debe buscar a su hija de seis años y a su amiga desaparecidas. Su única pista es una autocaravana desvencijada que estuvo estacionada en su calle. El detective Loki (Jake Gyllenhaal), que dirige la investigación, arresta al conductor Alex Jake (Paul Dano), pero la falta de pruebas le obliga a dejarlo en libertad. Con la policía siguiendo varias pistas y la presión aumentando a cada momento, Dover, consciente de que la vida de su hija está en juego, decidirá que no le queda otra solución que hacerse cargo de la situación, hasta descubrir sus límites.

.