Compartir

Alejadas del bullicio urbano, las terrazas que salpican los frondosos jardines son un lugar ideal para refrescarse. Desde los años 50, la vida nocturna estival está unida al pulmón verde de la ciudad