Compartir

Calahorra se contagió ayer del dulce sonido asturiano de las gaitas. Invitados por la peña Philips, gaiteros de la localidad de Corvera ofrecieron una gran exhibición de la música por excelencia de Asturias. Una melodía que invadió el centro de la ciudad de imágenes relacionadas con la sidra, la montaña y todos los atractivos que hacen que Asturias sea un lugar un único.