Compartir

La tercera jornada del último torneo de Grand Slam tuvo de nuevo como invitada no deseada a la lluvia, que después de varias horas de haber comenzado la competición en la que se pudieron disputar varios partidos de individuales femeninos, hizo acto de presencia y forzó un doble aplazamiento del partido entre Del Potro y García López.

Nada de eso desconcentró a Del Potro, que ganó la primera manga con facilidad tras romperle el saque a García López en el primer juego y lo mantuvo el suyo sin problemas.

Pero todo cambió en el segundo, cuando el español hizo un gran tenis desde el fondo de la pista y además mantuvo el saque lo obligó a llegar el desempate que también ganó por 7-5 ante la frustración mostrada por Del Potro, que comprendió que conseguir el triunfo no iba a ser algo fácil.

No lo fue, pero tampoco se dejó sorprender en el tercer set en el que se repitió la historia del primero al aprovechar una rotura de saque que le hizo a García López y lo aseguró sin perder el suyo.

La ventaja de nuevo en el marcador hizo que Del Potro se sintiese también más seguro con su juego, aunque no cambió la tónica de cometer demasiados errores no forzados ante un rival con el que se enfrentaba por primera vez como profesional y desde el fondo de la pista le complicaba las cosas.

Eso fue lo que hizo que por primera vez en el cuarto juego de la cuarta manga, García López rompiese el saque a Del Potro y se pusiese con la ventaja parcial de 3-1, pero el tenista argentino supo reaccionar a tiempo y en el séptimo lo recuperó (4-3).

Luego el drama se dio en el desempate cuando Del Potro rompió el saque para el parcial de 5-3 y tuvo tres pelotas de partido que salvó García López con excelentes golpes desde el fondo de la pista, pero en el cuarto con servicio de tenista argentino no pudo mantener el español ya no pudo mantener el gran duelo que había durado cuatro horas y 13 minutos.

“Ha sido un partido muy complicado con los aplazamientos por la lluvia, pero siempre lucho al máximo en un torneo que es mi favorito”, declaró Del Potro al concluir el encuentro con García López. “Espero estar mejor para el segundo partido, sin importar el rival”.

Del Potro ganó pero no convenció con su tenis, al meter 52 golpes ganadores y cometió 49 errores no forzados, mientras que García López tuvo 42 y 48, respectivamente, y ambos lograron trece 'aces' con sus saques por tres dobles faltas para el español y cuatro para el argentino.

El próximo rival en la segunda ronda será el ganador del partido que disputan el estadounidense Brian Baker y el australiano Lleyton Hewitt, exnúmero uno del mundo y excampeón del Abierto en 2001.

García López, de 30 años, con nueve participaciones en el Abierto, rompió una racha de cinco veces consecutivas que había alcanzado la segunda ronda.

La reducida jornada también dejó los triunfos en la competición femenina de la polaca Agnieszka Radwanska, tercera cabeza de serie, que se impuso por 6-0 y 7-5 a la española María Teresa Torro-Flor.

Mientras que su compatriota Carla Suárez Navarro, decimoctava favorita, volvió a mostrar su gran momento de forma en la que se encuentra y pasó a la tercera ronda al vencer por 6-3 y 6-4 a la estadounidense Coco Vandeweghe.

Su próxima rival será la china Jie Zheng, que se impuso en tres sets (6-3, 2-6 y 7-6 (8-6) a la estadounidense Venus Williams, dos veces campeona del Abierto, que nunca pudo con el mayor poder físico de la tenista asiática.

Otra china, Na Li, quinta cabeza de serie, también logró el pase a la tercera ronda al imponerse con facilidad por 6-2 y 6-2 a la sueca Sofia Arvidsson.