Compartir

El gozo de los seguidores de Bourne, en un pozo. Universal Pictures se ha apresurado a desmentir la noticia que había empezado a circular sobre un eventual regreso de Matt Damon a la saga del espía amnésico creado por el escritor Robert Ludlum y que se convirtió, gracias a sus tres primeras entregas, en el agente más reverenciado del orbe cinematográfico, con permiso de 007.

La liebre la había levantado la web Twitchfilm, que informaba de la existencia de negociaciones tanto con el intérprete como con Paul Greengrass, director de la segunda y la tercera entrega de la franquicia -'El mito de Bourne' (2004) y 'El ultimátum de Bourne' (2007)-, para que retornasen a sus respectivas ocupaciones en una nueva entrega.

Una información que llegaba apenas unas semanas después de que Universal confirmase el desarrollo de una secuela de 'El legado de Bourne' (Tony Gilroy, 2012) que tendría nuevamente como protagonista a Jeremy Renner, el actor que se atrevió a suplir a Damon como cabeza del proyecto y que salió bien parado de la prueba. La idea, según Twitchfilm, era desarrollar dos cintas de forma paralela, estableciendo un punto de encuentro entre Jason Bourne y Aaron Cross, el personaje al que puso rostro Renner. Un planteamiento alentado por el productor Frank Marshall, quien a finales de junio apuntaba en la revista 'Empire' que su “sueño” sería ver colaborar a Damon y Renner.

No será así, tras el desmentido de Universal Pictures, por lo que Renner queda como gran referente de la franquicia en la próxima entrega y quien sabe si en otras que puedan llegar más adelante. Cuenta con el apoyo de los productores, que confían en su solvencia pese a que la recaudación de 'El legado de Bourne', 276 millones de dólares en todo el mundo, quedó por debajo de lo esperado.

Matt Damon, que tiene actualmente en la cartelera 'Elysium', la cinta de Neill Blomkamp sobre un mundo dividido entre una poderosa elite que vive alejada de problemas en una estación espacial y una masa de desheredados que tratan de subsistir en un mundo desolado, deberá concentrarse, por tanto, en otros proyectos como 'The Zero Theorem', un largometraje de Terry Gilliam sobre un informático embarcado en la resolución de una fórmula que determina si la vida tiene sentido, o 'The monuments men', un filme dirigido por su amigo George Clooney y ambientado en la Segunda Guerr Mundial.