Compartir

La ausencia de jóvenes devotos obliga al primer edil y sus concejales a portar ellos mismo la imagen del patrón, San Bartolomé