Compartir

Los ojos de algunos evidenciaban que la noche anterior había sido larga, pero el esfuerzo de levantarse pronto para honrar al patrón del municipio mereció la pena. Aldeanueva de Ebro se engalanó ayer para acompañar a San Bartolomé por las calles de la localidad, en una procesión en la que no faltaron ni las reinas y reyes infantiles ni los políticos.