Compartir

Un estallido las hizo brotar hace una semana junto al ritmo contagioso de las charangas y las ganas de alegría y la ilusión de los alfareños por compartir entusiasmo, encuentros y brindis en sus calles. Y otro estallido las llevó anoche a su final, al silencio, al regreso a la normalidad.