Compartir

El prolífico escritor, adaptado al cine por Tarantino y Soderbergh, fallece a los 87 años tras no recuperarse de un derrame cerebral