Compartir

Los feriantes de Almería no son delicados y no escatiman en gastos en lo que al estómago se refiere. Los hay que prefieren migas, otros arroz. Eso sí, el tinto, el rebujito y la cerveza acompañan las tapas más típicas de la ciudad en cada chiringuito. Entre las más demandadas estaban los pinchos, un buen montadito de lomo y melón con jamón para aliviar el calor. «La empanada está riquísima, el pim…