Compartir

El estanque de la Almoina amaneció ayer limpio de los montones habituales de basura que se acumulan en los rincones y con toda la valla colocada para impedir el acceso a las placas de cristal. El conjunto, en realidad la cubierta del museo arqueológico situado en el subsuelo, está averiado desde el pasado abril, cuando los técnicos municipales decidieron vaciar la lámina de agua por las continuas …