Compartir

La tradicional procesión de San Roque, protector de la villa, protagonizó la jornada de ayer. El cortejo que contó con la asistencia de numerosos feligreses en su recorrido, partió a las ocho de la mañana desde la iglesia Mayor de Santiago.