Compartir

Los empresarios de la costa sacan tajada a los dos meses estivales y los de la ciudad solo a julio, a la espera de que lleguen las fiestas