Compartir

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, ha ordenado una investigación por la muerte de ocho bebés recién nacidos entre los días 5 y 10 de agosto en un hospital de la ciudad de Miskolc, en el noreste de Hungría.