viernes, 25 septiembre 2020 9:46

Aplazado el juicio por el robo de cuadros en el Kunsthal

El juicio contra los seis rumanos acusados de estar implicados en el robo de siete cuadros del Museo Kunsthal de Rotterdam en 2012, entre ellos un Picasso, un Matisse y dos Monet, se ha suspendido hasta el 10 de septiembre, ha anunciado el presidente de la Cámara. Esta cancelación se debe a la petición de liberación bajo fianza de algunos de los presuntos sospechosos del robo.

El robo de los cuadros, valorados entre 50 y 100 millones de euros por los expertos y que podrían haber sido quemados, se perpetró en apenas tres minutos en la madrugada del 16 de octubre de 2012. Olga Dogaru, la madre del cabecilla del espectacular robo, declaró a la policía que había incinerado los lienzos en una estufa de su casa del apacible pueblo de Carcaliu, al este de Rumanía, para proteger a su hijo, pero se retractó de esta versión más tarde. Sin embargo, el abogado de la familia Dogaru, Catalin Dancu, ha señalado ante los periodistas que pedirá la opinión de expertos del museo del Louvre para averiguar si los lienzos fueron incinerados. “Los fiscales no saben todavía dónde se hallan los cuadros, pero se sabe con seguridad que no fueron calcinados”, ha manifestado Dancu. El letrado afirmó antes de entrar al juzgado que pretende proponer a los fiscales la entrega de cinco cuadros a cambio de que sus clientes cumplan su condena en Holanda. La abogada de la defensa Maria Vasi también ha apuntado a la idea de que aún existan los cuadros: “Solo había un lienzo con clavos, el de Lucian Freud”.

Dogaru, de 29 años, realizó el espectacular robo acompañado de Adrian Procop, de 21 años, que se encuentra bajo búsqueda y captura, de modo será juzgado en rebeldía. Entre los otros inculpados figuran Mihai Alexandru Bitu y Eugen Darie, que supuestamente ayudaron a los dos ladrones en el intento de vender las obras, y Petre Condrat, un exmodelo que reconoció haber visto dos lienzos robados, un Matisse y un Gauguin, en su encuentro con un potencial comprador en Bucarest.

Radu Dogaru, de 29 años, se enfrenta a un máximo de 20 años de cárcel, mientras que su madre puede ser condenada a una pena de hasta diez años, en una causa aparte, si se demuestra que ha quemadado los valiosos lienzos. “Esperamos que Radu Dogaru se escape de una condena máxima de veinte años de cárcel por robo con consecuencias extremadamente graves”, ha señalado el abogado del presunto ladrón, Catalin Dancu. Sus cómplices se arriesgan a una condena de entre siete y 20 años.

Restos entre las cenizas

Un peritaje de expertos rumanos del Museo Nacional de Historia de Rumanía revela que existen restos de tres o cuatro cuadros entre las cenizas halladas en la casa de la mujer, pero el centro no ha precisado si se trata de los lienzos robados en Rotterdam.

Los supuestos ladrones se apropiaron de 'Cabeza de arlequín', de Picasso; 'La lectora en blanco y negro', de Matisse; y 'El puente Waterloo de Londres', de Monet. 'El puente Charing Cross de Londres', también de Monet; 'Mujer delante de una ventana abierta, llamada la novia', de Paul Gauguin, 'Autorretrato', de Meyer de Haan, y 'Mujer con los ojos cerrados', de Lucian Freud, completan la lista de obras sustraídas de la galería holandesa.