Compartir

A una situación ya complicada de por sí, los libreros tienen que sumar ahora una traba más en su camino y es el anuncio de la Junta de Andalucía de que no renovará los libros de texto que correspondían para el próximo curso, a excepción de los de primero y segundo de Primaria, que tienen que cambiarse obligatoriamente porque es material sobre el que los alumnos trabajan todo el año. Pero no ocurri…