Compartir

El dueño admite que invade la zona pública, pero ve en el derribo una posible influencia política por su denuncia contra una discoteca