Compartir

Deseadas por unos y temidas para otros, el verano trae consigo altas temperaturas que en más de una ocasión acarrean incidencias graves provocadas por el exceso de calor. Beber agua, comer fruta y evitar la exposición al sol en las horas más calurosas son las claves para evitar los males del buen tiempo.