Compartir

Desde 1989 los casi mil vecinos de Ulea han estado pagando la misma cantidad, solo cinco euros al trimestre, por la prestación del servicio de recogida de residuos sólidos urbanos. Es la causa por la que el servicio, año tras año, viene resultando deficitario para las arcas municipales.