Compartir

El novillero local, Filiberto, encandiló a sus paisanos y se convirtió en el triunfador de la corrida de Los Santos