Compartir

Pese al blindaje con una docena de agentes, la muchedumbre toma el entorno del Mercadona y la playa junto a Las Salinas con coches y bebidas