Compartir

En el segundo trimestre del ejercicio en curso, entre abril y junio, el beneficio de la cementera fue de 201 millones de euros frente a los 39 millones del año anterior.

El primer productor de cemento del mundo señaló que su facturación cayó en la primera mitad del 2013 hasta los 7.248 millones de euros (-2 % en datos comparables).

El beneficio operativo antes de amortizaciones e impuestos (EBIDTA) del grupo fue de 1.302 millones de euros en el primer semestre (-2 %) y de 922 millones en el segundo trimestre (-3 %).

Aunque Lafarge nunca ofrece previsiones sobre su facturación, sí que indicó que cuenta con que la demanda global de cemento aumente entre un 0 y un 3 por ciento en el conjunto del ejercicio, por debajo de la horquilla 1-4 % que manejaba hasta ahora el grupo francés.

También relativo a sus objetivos, Lafarge hizo saber que intentará reducir su endeudamiento neto por debajo de los 10.000 millones de euros, frente a los 11.900 millones registrados a finales del pasado junio. Para 2013, el grupo espera que ese asiento caiga por debajo de los 9.000 millones de euros, añadió.