Compartir

Los científicos aplican los métodos utilizados en la erupción volcánica del Hierro que permitieron localizar señales electromagnéticas coincidentes días antes