Compartir

El concejal del grupo municipal del PSPV, Pedro M. Sánchez, denunció ayer que el Ayuntamiento de Valencia ha disparado el gasto del plan de ajuste en 46 millones más de lo previsto por «la nefasta política de expropiaciones del Partido Popular». El saldo de obligaciones pendientes de aplicar al presupuesto que se proyecta para final de año es de 52,5 millones de euros, «muy superior a las previsio…