Compartir

La nueva ley debe acomodar sin rigideces la realidad jurídica a los cambios sociales