Compartir

(Reuters) – El lesionado campeón del mundo de MotoGP Jorge Lorenzo y su rival, Dani Pedrosa, han sido declarados aptos para competir en el Gran Premio de Estados Unidos en Laguna Seca tras haber sufrido graves caídas en la ronda anterior en Alemania.

La web oficial de MotoGP, confirmando que ambos habían recibido el visto bueno del jefe médico del circuito de California, citó a Lorenzo diciendo que mantendría la calma y seguiría cómo lo hacían otros pilotos en las prácticas del viernes.

“Lo importante es no caerse, acabar esta carrera y perder los menos puntos posibles”, dijo el piloto de Yamaha, que es tercero en la general tras las Hondas de Pedrosa y de Marc Márquez, que lidera el campeonato.

Lorenzo se rompió la clavícula el mes pasado, volviendo a competir el día después a operarse y acabando quinto. Luego se estrelló de nuevo en los entrenamientos en Sachsenring, doblándosele la placa de titanio que los médicos le habían insertado en el hombro.

El campeón había dicho en Alemania que no volvería hasta el premio de Indianápolis del mes próximo, pero cambió de opinión días después y voló a California.

Pedrosa se perdió el Gran Premio de Alemania tras una dura caída en los entrenamientos que le dejó con una fractura menos en la clavícula izquierda.

Honda dijo que Pedrosa no competiría en la sesión inaugural en Laguna Seca para evitar poner mucha presión sobre la lesión.