Compartir

La Guardia Civil les pilló con útiles como redes, jaulas y pegamentos, con los que apresaban a unas aves cuya recogida y comercio exige licencia