Compartir

El capotillo de San Fermín libra de la cornada a Jiménez Fortes, que cortó una oreja en Pamplona