Compartir

Esta singular iniciativa, única en la Comunitat Valenciana, es fruto de la tradición de los vecinos del Mas de San Pedro de proteger sus campos de cultivo del apetito voraz de las aves. El único requisito es que los espantapájaros estén rellenos de paja, el resto del vestuario corre a cargo de la imaginación de sus artífices.