Compartir

La familia Gómez-Sota, desalojada de su vivienda del Rasillo de San Francisco, en Calahorra, el pasado 22 de junio por el derrumbe de parte del tejado del inmueble colindante al suyo, se resiste a que el Ayuntamiento derribe su casa. Ayer, en una rueda de prensa en la sede de la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo de Calahorra, en la que participó el presidente de la misma, Mario Herreros, anu…