Compartir

Tres meses consecutivos de descensos, porcentajes de caída que no se conocían desde hace trece años… Es lo que está ocurriendo desde el pasado abril y aunque la cifra de parados continúa siendo alarmante, el mercado laboral comienza a despertar del coma, aunque sea, en la mayoría de los casos, a costa de engrosar el empleo temporal.