Compartir

Los conductores que circulan a partir de las diez de la noche por la avenida Cataluña en dirección a la ronda norte pasan de la luz a la oscuridad en apenas unos segundos, lo que provoca el desconcierto y la consiguiente reducción de velocidad.