Compartir

El arquitecto Francisco Jurado plantea en este nuevo proyecto el acondicionamiento de los restos arqueológicos que quedaron al descubierto en la parte noroeste de la alcazaba, tras la torre del Espolón, para que puedan ser visitados por el público.