Compartir

La estación del AVE de Valencia ha dado mucha vida al barrio y a los comerciantes del entorno de la calle San Vicente, así como mucho tránsito de vehículos, pero además se ha convertido en un punto neurálgico para las multas de la Policía Local y la grúa municipal.